Arrojan ÁCIDO a la cara de una estudiante de medicina en NY; fue un ataque planeado


Nafiah Ikram de solo 21 años sufrió uno de los ataques más crueles y con una carga de odio impresionante contra la víctima. A la joven estudiante de medicina le arrojaron ácido en la cara mientras estaba a unos pasos de sus casa, ubicada en Long Island, Nueva York.


Según publicó el medio estadounidense The New York Post a la joven de origen musulmana la atacaron el 17 de marzo, por una razón en específico y es que sus familiares aseguraron que no se trató de un acto al azar pues el sujeto esperó hasta que la estudiante regresara a su casa.


Incluso señaló que minutos antes de que su hija llegara a casa el sospechoso podría haber atacado a su esposa, quien estaba afuera; sin embargo, el hombre esperó hasta que Nafiah bajara de su vehículo y caminara en dirección a su hogar.


"No, no es un ataque al azar, es un ataque planeado. Si fue un ataque al azar, ¿por qué esperaron a que ella regresara a casa", dijo su padre Sheikh Ikram de 50 años


¡Papá, alguien me tiró algo a la cara! Su cara estaba "en llamas" sin fuego


En una entrevista con el canal local CBS en NY, la joven contó su aterradora historia. Ella narró que al bajarse de su automóvil para caminar a su casa vio a un desconocido acercarse desde una esquina y sintió cómo le arrojó algún líquido en la cara; fueron cuestión de segundos los que le tomó para darse cuenta que el agua en su cara en realidad era ácido.


"Toda mi vida cambió en cuestión de cinco minutos. No nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que se acaba. Comencé a llorar, yo estaba como -¡Papá, alguien me tiró algo a la cara!- Y él dijo, -Dios mío, es ácido-, contó Nafiah


En el hospital evaluaron a la víctima y encontraron severos daños en los brazos, ojos y garganta. La estadounidense contó que sintió como si su cara estuviera en llamas para después quedarse sin aire.


"Esta fue una experiencia peor que la muerte. Estaba en esa ambulancia y sentí que me arrancaban el pecho del alma. Ese es el dolor que sentía", relató.


Lo que sí insistió la familia es que descartan que se tratara de un crimen de odio, aunque aclararon que no tienen ni idea de la razón por la que alguien quisiera lastimarla y sobre todo de una forma tan cruel. Tras largos días hospitalizada, Nafiah ya está en su casa aunque aún no puede hablar bien, incluso le cuesta trabajo comer o beber pues el ácido también le quemó la garganta.


La policía del Condado de Nassau aún no logra identificar al atacante de Nafiah, un sujeto de aproximadamente 1 metro con 82 centímetros, complexión delgada y que conducía un automóvil, color rojo, Nissan Altima 2013.

Hi, thanks for stopping by!

I'm a paragraph. Click here to add your own text and edit me. I’m a great place for you to tell a story and let your users know a little more about you.

Let the posts
come to you.

Thanks for submitting!

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Pinterest